Historias

Calidad que da gusto!

Tequeño Venezolano

Tequeño gentilicio y tequeño pasapalo (Por Antonio Jordana)

Las Báez se establecieron en Los Teques provenientes de Caracas y durante una fiesta que brindaron repartieron una botana nueva y original elaborada con una pasta de trigo la cual envolvía un trozo de queso. Era una botana más, no tenía nombre, pero fue todo un éxito. Se corrió la voz y se empezaron a hacer famosos esos pasapalos dorados y llenos de sabor. Hasta el General Gómez era uno de los fanáticos de esa creación culinaria que para aquel momento se consideraba todo un lujo, y en sus fiestas y meriendas no podían faltar. Cuando Las Báez o los enviados por ellas a Caracas llegaban a la estación del tren en Caño Amarillo cargados de esas botanas la gente decía: “¡Llegaron los tequeños!” refriéndose a la gente de Los Teques, y con el tiempo ese fue el nombre del pasapalo.

No son los tequenses, son los tequeños. Hoy nunca faltan en una celebración y no precisamente por arroceros sino por sabrosos.

Al igual que en las fiestas, la presencia de los tequeños en el recetario venezolano ha sido una constante junto a platos de tanta tradición como las hallacas, el pan de jamón y el dulce de lechosa.

Compartir
1